domingo, 27 de agosto de 2017

PRÓTESIS DE IRIS ARTIFICIALES BRIGHTOCULAR PARA EL MANEJO DE LA ANIRIDIA


USO DE PRÓTESIS DE IRIS ARTIFICIALES PARA LA RECONSTRUCCIÓN DEL IRIS EN EL MANEJO DE LA ANIRIDIA

El propósito de este estudio es conocer las limitaciones y los beneficios de las prótesis de iris artificial BrightOcular en el manejo de la aniridia asociada con afaquia o pseudofaquia (ausencia de cristalino o ausencia de cristalino pero con una lente intraocular que sustituye al mismo, respectivamente. Son dos situaciones que suelen deberse a una cirugía de cataratas previa).
En él participaron 4 pacientes (con un total de 5 ojos), de los cuales un paciente padecía aniridia congénita asociada a cataratas congénitas y los 3 ojos restantes padecían aniridia traumática (de los cuales 2 eran afáquicos y el tercero tenía una subluxación de la lente secundaria a cirugía de cataratas). A todos ellos  se les implantaron prótesis de iris BrightOcular (Stellar Devices) como tratamiento para la aniridia total o parcial. La prótesis de iris se implantó tras la colocación de una lente acrílica intraocular. El periodo de seguimiento fue de 6 meses tras la intervención. Tras este periodo todos los pacientes mejoraron la agudeza visual. En todos ellos apareció un edema corneal transitorio que se resolvió en la primera semana tras la operación. Sólo el paciente con aniridia congénita tuvo un aumento permanente de la presión intraocular y desarrolló una queratopatía en banda dentro de los dos años de seguimiento. Las prótesis se mantuvieron centradas en todos los ojos excepto en uno que requirió una sutura escleral de fijación tras 3 meses. Todos los pacientes se mostraron satisfechos con su apariencia cosmética.
En este estudio, las prótesis de iris BrightOcular han mostrado ser seguras en un tiempo relativamente corto de seguimiento (6 meses) y útiles para corregir la aniridia asociada a afaquia o pseudofaquia para esta muestra de pacientes. Al tratarse de prótesis plegables su implantación es fácil a través de una pequeña incisión. Su colocación es en el sulcus ciliar sin suturas cuando el tamaño es el adecuado. Es necesario mejorar los métodos para calcular el tamaño de la prótesis, pues en algunos casos queda pequeño (con peligro de movilidad de la prótesis) y grande en otros (con peligro de daño en las estructuras oculares). 


No obstante, faltan datos para conocer mejor la seguridad en aniridia congénita, puesto que tanto en este estudio (con sólo un caso de aniridia congénita) como en el comentado en la entrada anterior (de HumanOptics) han habido complicaciones. Actualmente hay un ensayo clínico en marcha con prótesis de iris artificiales flexibles de HumanOptics que concluirá en diciembre de 2017 y pretende mejorar los conocimientos en el ámbito de la seguridad y eficacia en pacientes con aniridia congénita y adquirida. 


El uso de prótesis de iris tipo BrightOcular está sujeto a controversia. Se ha usado como próstesis cosmética, al parecer con amplia aceptación por los resultados estéticos, pero con complicaciones a largo plazo nada desdeñables, entre ellas: uveítis, glaucoma, descompensación corneal y afectación significativa de la visión.


Por último, para los más curiosos, dejamos un vídeo de una operación de cataratas y la posterior implantación de un iris artificial a un niño con subluxación bilateral del cristalino y aniridia congénita. Los primeros 2 minutos son la cirugía de catarata propiamente dicha con la posterior implantación de la lente intraocular (minuto 2’11”) y por último la colocación del iris artificial flexible (minuto 3’10”):
Puede contener imágenes sensibles: https://www.youtube.com/watch?v=2iU_J-gRqVY


miércoles, 28 de junio de 2017

RECONSTRUCCIÓN IRIDIANA E IRIS ARTIFICIALES



De los problemas derivados de la falta de iris se encuentra la presencia de deslumbramiento junto con la alteración estética. Las prótesis de iris son una alternativa frente a esta situación, no obstante es importante conocerlas puesto que aunque dan buenos resultados no están exentas de complicaciones. Para la reconstrucción del iris se dispone de varias alternativas, en primer lugar podría realizarse una sutura del iris, es decir, realizar una aproximación quirúrgica de los bordes del iris existente y unirlo con puntos. Esta opción está especialmente indicada para los casos en los que se haya producido una pérdida parcial del iris (generalmente debida a traumatismos), pero no suele ser válida en los casos de aniridia congénita.
Otras opciones disponibles que sí se emplean en aniridia congénita son :

  •   Lentes intraoculares con diafragma iridiano. Empleadas en aquellos casos en los que no se puede conservar el cristalino, de esta manera permiten tanto recuperar el diafragma iridiano como restablecer los defectos de refracción (miopía, astigmatismo, hipermetropía). Los inconvenientes que presentan son: la limitada gama de colores (aunque según el fabricante cada vez hay más disponibles) y la posibilidad de provocar inflamación, glaucoma y edema macular quístico. Además, para su implantación necesitan realizarse incisiones muy amplias que pueden provocar astigmatismo postoperatorio y comprometer la recuperación visual.
Lentes de aniridia en diferentes colores. Modelo 311 de Ophthec.



Lente de aniridia modelo 30B de Morcher y catálogo de colores.


  •     Iris artificiales (elaborados por HumanOptics). Son personalizados, su estructura, morfología y color pretende imitar al iris natural. Mejora el aspecto estético de las lentes de aniridia disponibles, es plegable e implantable a través de una incisión de menor tamaño que las anteriores, reduciendo así los riesgos asociados a infección durante la cirugía. No se tiene tanta experiencia como con los anteriores por lo que son necesarios estudios para conocer su estabilidad y complicaciones a medio y largo plazo.


Iris artificial. Diafragma iridiano fabricado de elastómero de silicona que se fabrica en colores bajo pedido.

Resultados a largo plazo tras la implantación de iris artificiales en pacientes con aniridia.

En este estudio se pretende evaluar los resultados a largo plazo y las complicaciones tras la implantación de iris artificiales y el papel que juega la implantación con mallas de fibras. Los iris artificiales eran flexibles e individualizados, desarrollados por HumanOptics y Koch, y fueron implantados durante 2004 y 2013 en 34 pacientes con aniridia congénita, traumática o iatrogénica (esto es, originada por procedimientos médicos como cirugías). Los iris artificiales empleados eran tanto asociados a implantes con mallas de fibras como sin estas mallas, y tanto para prótesis parciales como totales.
Las prótesis de iris artificiales mostraron buenos resultados a largo plazo en cuanto a su estabilidad, apariencia física y función visual,  ejerciendo correctamente las funciones de diafragma. Complicaciones como glaucoma, oscurecimiento del tejido iridiano y necesidad de cirugía del segmento anterior están claramente asociadas con implantes con mallas de fibras, pero no con aquellos implantes que carecen de las mismas. Como conclusión, en este estudio se ha visto que el uso de prótesis de iris completas sin malla de fibra incrustada, incluso en los casos con iris remanente, y el empleo de implantes ligeramente más pequeños de los recomendados oficialmente puede ser beneficioso.


Artículo: Long-term results after artificial iris implantation in patients with aniridia: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/26892143

Información complementaria: Mendicute J, Úbeda M. Cirugía de catarata y reconstrucción iridiana: http://www.oftalmoseoformacion.com/wp-oftalmoseo/documentacion/p2008/Cap117.pdf